Saltar al contenido

Se cumple un año del hecho que conmocionó y emocionó al país

Lolo Regonat tenía 5 añitos de edad, y un aneurisma le quito la vida en un segundo.

Sus padres, a pesar del dolor pensaron en el otro… y decidieron donar sus órganos para que otros niños puedan seguir viviendo o mejorando su calidad de vida.
Hace un año comenzaba una titánica tarea por parte de los profesionales médicos del Hospital Central de Reconquista, tan es así que en muy pocas horas comenzaba un amplio operativo para la ablación de sus órganos.
Cerca de las 10 de la mañana de ese jueves 18 de julio, 4 aviones llegaban al aeropuerto Reconquista con profesionales del INCUCAI (Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante), del Hospital de Pediatría “Garrahan” y de la Fundación “Favaloro” para llevar a cabo la ablación de órganos del pequeño Lorenzo “Lolo” Regonat, de 5 años de edad, quien se encontraba internado en el Hospital Central Reconquista “Olga Stucky” de Rizzi con “muerte cerebral” tras sufrir un aneurisma cerebral en su domicilio.
El operativo fue con una logística sin precedentes en la ciudad de Reconquista, donde intervinieron cuatro aeronaves, decenas de profesionales médicos y enfermeras, y miembros de las fuerzas de seguridad.
Minutos después de las 11 de la mañana, en el Hospital Reconquista comenzó la ablación múltiple de órganos del pequeño Lorenzo, y finalizó en horas de la siesta luego de varias horas de trabajo por parte de todo el equipo médico.
Una vez concluida la ablación, cada avión se dirigió a un lugar distinto para que otra persona sea receptora de un órgano.
Recordamos que los padres del pequeño Lolo, Mariano Regonat (efectivo policial) y Claudia Braidot (docente) decidieron la donación de órganos ya que tenía muerte cerebral.
Lorenzo (Lolo) estaba jugando cerca de unos ladrillos cuando cae al piso. En un primer momento se pensó que su lesión fue como consecuencia del golpe, pero luego, los profesionales médicos pudieron determinar que el niño sufrió un aneurisma cerebral y por ello se desvaneció y cayó.
«Lolo», como le dicen al niño de Avellaneda, fue la persona 487 en donar órganos en República Argentina.
El vacunatorio del SAMCO Avellaneda lleva su nombre en homenaje a este angelito que cuida a los más chiquititos para cuando vayan a vacunarse.

Categorías

Notinortefesinas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: